viernes, 20 de diciembre de 2013

¡ven como ser humano!


¡Obedece pues, Cinco Sanguinario, a tu fuerte naturaleza
sin ser visto! Porque ¿quién lo sabrá?
Y aprende, en el hueco de mis brazos, en mi pelo
quién eres tú. Olvida, en la corva de mis rodillas
tu nombre ocasional.
¡Disciplina miserable! ¡Orden pobretón!
Por eso yo te ruego, Cinco Sanguinario
que vengas a mí en esta noche de lluvia tibia
exactamente como tu temías: ¡como un ser humano!
Como una contradicción. Como un tengo-que-pero-no-
       quiero.
¡Ven como ser humano! ¡Como te creó la Naturaleza
y sin tu casco de acero! Aturdido y salvaje y enredado
        en tí mismo.
Y abandonado sin freno a tus instintos,
esclavo indefenso de tu propia fuerza.
Ven pues: ¡como ser humano!

Bertolt Brecht, Un hombre es un hombre, escena 4
palabras de la viuda Leokadja Begbick, cantinera, al sargento Charles Fairchild, el Cinco Sanguinario, Tigre de Kilkoa, Tifón Humano, sargento del ejército británico, en una noche de lluvia...

obra pictórica: Joseph Loughborough, Games of shadows and innocence

lunes, 9 de diciembre de 2013

cuerpo vibrátil



fragmento de una entrevista a Suely Rolnik acerca del "corpo vibrátil": 
"En la ciudad que vivimos, con el desarrollo de las tecnologías de la comunicación a distancia y la urbanización, cada uno de nosotros es atravesado por una infinidad de fuerzas muy variables: esto hace entrar en crisis a la subjetividad mucho más frecuentemente porque las referencias se vuelven precarias y volátiles. Uno se ve así fragilizado. Y esa fragilidad por sí misma no tiene nada de malo; por el contrario: es el corazón mismo de la creación de realidad subjetiva y objetiva. Es cuando te sentís frágil y cuando tus referencias no hacen sentido alguno que te ves forzado a crear. Como dice Deleuze: uno no crea porque es lindo o porque quiere ser famoso, sino porque está forzado, porque no tiene otra solución que hacerlo. Se trata de crear sentido para lo que ya está en tu cuerpo y que no coincide con las referencias existentes, de recrear tus relaciones con el entorno, tu modo de ser. Esta fragilidad, que es tan importante política y éticamente, es la verdadera salud: hacerse cargo de esta fragilidad en vez de huir de ella. Sin embargo, esta fragilidad es muy mal vista por una tradición muy antigua -el régimen identitario- que organiza la subjetividad a partir de una imagen estable de sí misma, como si fuese una unidad cerrada. Entonces, esa fragilidad es vivida como una especie de colapso de uno mismo. Toda la subjetividad moderna, comenzando en el cartesianismo, se construyó en base a recusar esta fragilidad. En la estructura psíquica que heredamos de varias generaciones, la fragilidad no tiene lugar, lo que tu cuerpo vibrátil -como yo le llamo - capta del entorno queda recortado, porque tenés que estar siempre muy bien, estable, funcionando [...]


Yo hablé del sujeto moderno que se constituye en el siglo XVIII. A fines del siglo XIX empieza a entrar en crisis esta política de subjetivación identitaria, por todas las razones que ya mencioné. Pero una razón especial son las mujeres: cuando entran en el mercado de trabajo, en la vida pública, son las que viven más violentamente los cambios que están aconteciendo en el mundo a fines del siglo XIX. Es primero a las mujeres a quienes se les vuelve imposible tener una subjetividad que pueda organizarse según las representaciones de la percepción formal de la realidad. Lo que entra en crisis aquí es la facultad de la percepción, la cual nos permite aprehender el mundo en tanto formas para, en seguida, proyectar sobre ellas las representaciones de que disponemos, y así atribuirles sentido. Esta capacidad, que nos es más familiar, está asociada al tiempo, a la historia del sujeto y al lenguaje. Es en torno a ella que se yerguen las figuras del sujeto y el objeto, claramente delimitadas y manteniendo entre sí una relación de exterioridad [...]



Lo que las mujeres tienen necesidad de activar es lo que yo llamo el cuerpo vibrátil, que supone una capacidad totalmente diferente de nuestra subjetividad pero también más desconocida, debido a la represión histórica a que ha sido sometida [...] Esta segunda capacidad nos permite aprehender el mundo en su condición de campo de fuerzas vivas que nos afectan y se hacen presentes en nuestro cuerpo como sensaciones. El ejercicio de esta capacidad está desvinculado de la historia del sujeto y del lenguaje. Con ella, el otro es una presencia viva hecha de una multiplicidad plástica de fuerzas que pulsan en nuestra textura sensible, tornándose parte de nosotros mismos. Se disuelven así las figuras del sujeto y el objeto, y con ellas la separación del cuerpo respecto del mundo. Por ejemplo, si yo te miro sólo con mi capacidad de percepción lo que veo es una forma que rápidamente asocio con mis representaciones y así puedo ubicarte inmediatamente [...] En dos minutos ya estás ahí, fuera de mí.


Pero si yo pongo en actividad esa capacidad otra de todos los órganos de sentido, del ojo, del tacto, del olfato, de la escucha, tu presencia viva como conjunto de fuerzas me afecta y pasas a ser una sensación en mi propia textura sensible, como si fueras parte de mi cuerpo. Pero esto no es una metáfora, es real. Todo el tiempo se acumulan sensaciones porque todo el tiempo estás vulnerable al entorno y llega un momento en que toda esa novedad ya no puede ser expresada a través de las representaciones. Esa es la paradoja que te fuerza a crear: uno se siente forzado a expresar lo que ya es una realidad sensible pero que no está todavía actualizada en la realidad concreta. Y esa es la cosa más importante del proceso de subjetivación porque es la dimensión donde el otro existe como presencia viva y real en tu cuerpo, obligando a replantear todo, todo el tiempo. Y no por una cuestión ideológica, sino por un proceso mucho más primitivo e incontrolable. Entonces, a fines del siglo XIX, cuando las mujeres entran a la vida pública [...] deben activar -aunque ya lo tenían activado, lo deben activar en esta nueva situación- esa otra actividad de su sensibilidad que es el cuerpo vibrátil. Y es tan violento lo que están viviendo que en un primer momento se expresa en convulsiones corporales".





todas las imágenes de Joseph Loughborough: http://www.boumbang.com/joseph-loughborough/



Cuerpo Vibrátil - Filminuto from Sajar Asis on Vimeo.

jueves, 5 de diciembre de 2013

crear un marco para cada cosa



Crear un marco para cada cosa,
para que cada cosa sepa por dónde entrar.
Y después,
romper con ella el marco,
para que cada cosa sepa por dónde irse,
sin romperse ella misma.

La ilación de las cosas,
su entrada y su partida,
es un collar que descasta el universo.
Pero también lo abre.

El universo es otro marco.
Tal vez, algún día
aparezca una cosa capaz de romperlo
y salir de él sin romperse.
Poesía Vertical
 
 
imagen: Giacomo Balla - Planeta Mercurio pasando frente al Sol